Lo mejor de la cocina italiana

Arroz caldoso vs. risotto

Aunque se parecen, el arroz caldoso y el risotto son dos especialidades muy diferentes, pero muy sabrosas. El arroz caldoso suele llevar una gran variedad de ingredientes que lo acompañan, sobre todo mariscos. El risotto, por el contrario, necesita muy pocos ingredientes, apenas unas verduritas y unas setas. Sólo tienes que elegir el que más te guste.

Arroz caldoso

Arroz caldoso vs. risotto

Este arroz caldoso necesita un arroz bomba.

INGREDIENTES

ELABORACIÓN

En una paellera (o cazuela grande) vierte un chorrito de aceite de oliva y fríe las gambas y las almejas limpias. hasta que estén doradas. Sácalas a un plato y añade el conejo limpio y troceado hasta que coja color.

Incorpora el calamar troceado, y deja que se sofría. Agrega las judías verdes tiernas, el pimiento verde troceado, el tomate pelado y triturado y todo se sazona con sal.

Se deja que todo se sofría hasta que se haya reducido el líquido. Vierte suficiente agua como para cubrir todos los ingredientes y aumenta la temperatura para que cueza durante 20 minutos.

Después de ese tiempo, añade el arroz, las gambas y las almejas, y deja que se cuezan durante 18 minutos, hasta que el arroz esté en su punto y aún quede algo de líquido.

Risotto con hongos

Este risotto tiene que hacerse con un arroz especial para risottos, tipo Arborio.

INGREDIENTES

ELABORACIÓN

En una sartén grande, calienta un chorrito de aceite a fuego medio y añade las verduritas (ajo, cebolla, zanahoria y tomate) cortadas muy finamente para que se pochen.

Una vez que están ablandadas, pica las setas y añádelas también. Incorpora el arroz y remuévelo con una cuchara de madera. Ve vertiendo el caldo poco a poco mientras se va reabsorbiendo hasta terminar el caldo y alcanzar el punto al dente del arroz.

Una vez que esté en su punto, retíralo del fuego y vierte el vino blanco, un poco de aceite de oliva y la nata. Espolvorea el queso parmesano rallado por encima y deja que repose tapado durante un par de minutos antes de servirlo.

La textura del risotto tiene que ser melosa, nada que ver con el arroz caldoso.