Lo mejor de la cocina italiana

Besugo al horno con mejillones provenzales

En la receta de hoy, te explicamos paso a paso cómo hacer un plato de besugo al horno acompañado de unos mejillones provenzales. Sencillo, pero delicioso.

Aunque el besugo se suele preparar para ocasiones especiales, como Navidad, también puede ser un segundo plato perfecto para una celebración, o para un día cualquiera. Y si te sobra pescado, puedes utilizarlo para hacer una sopa de pescado maravillosa.

Besugo al horno con mejillones provenzales

Ingredientes que vamos a necesitar:

Para el besugo:

Para los mejillones:

Preparación paso a paso

Precalentamos el horno a 210ºC con calor por arriba y por abajo.

Le manamos al pescadero que nos limpie el besugo, pero que deje la cabeza. Sazonamos el besugo por dentro y por fuera. Colocamos el pescado en una bandeja para horno y lo rociamos con el aceite. Lo introducimos en el horno caliente durante 25 minutos.

Mientras tanto, hacemos los mejillones. Aunque los mejillones están previamente limpios, en casa los vamos a repasar, lavándolos con un cepillo y raspando cualquier resto de suciedad. También les quitamos las barbas que sobresalgan de las conchas, y los aclaramos bien bajo el agua.

Una vez limpios, los ponemos en una cazuela, sin nada de agua, los tapamos y los calentamos para que se abran en seco.

De vez en cuando debemos revisarlos y removerlos para que no se peguen. Una vez que se hayan abierto (tardarán unos pocos minutos en hacerlo), los retiramos del fuego, colamos el caldo que han soltado, y eliminamos todos aquellos mejillones que no se hayan abierto.

Reservamos la concha con el mejillón y tiramos la que se ha quedado vacía, pues no nos servirá de nada.

Por otra parte, picamos bien tanto la cebolla como el pimiento rojo y los dientes de ajo. Colocamos una sartén a fuego medio y sofreímos la cebolla y el pimiento rojo hasta que estén pochados.

Una vez que los vegetales estén tiernos, añadimos el ajo picado y lo sofreímos durante 1 minuto más. Añadimos este sofrito por encima de los mejillones repartidos en una bandeja.

En un mortero, ponemos dos pizcas de azafrán y el caldo de los mejillones que hemos colado previamente y lo machacamos bien, hasta que el líquido haya cogido color. Vertemos esta mezcla encima de los mejillones y los reservamos hasta que esté listo el besugo.

Terminado el tiempo de asado, ponemos el besugo en una bandeja para servir, lo abrimos por la mitad y le quitamos la espina central.

A continuación, lo adornamos con unas guindillas y repartimos el vinagre por encima. Con el aceite sobrante, hacemos un sofrito con los ajos laminados, y lo vertemos encima del besugo.

Servimos el besugo acompañado con los mejillones.