Lo mejor de la cocina italiana

Chuletas de ternera napolitana

Los amantes de la buena carne no podrán resistirse a este plato italiano que conquistará a todos los paladares, sean italianos o no.

La clave, escoger unas chuletas de primera, y no jugársela con el jamón y el queso, que deben especialmente ser italianos, aunque si no los puedes encontrar, puedes utilizar jamón serrano y queso de oveja.

Chuletas de ternera napolitana

Ingredientes para 6 personas:

Elaboración del plato

Ponemos el aceite a calentar en una sartén antiadherente a fuego medio. En ese aceite caliente ponemos a sofreír la cebolla bien picada, y cuando esté blanda (después de 10 minutos), agregamos los tomates troceados, previamente escalfados, sin piel ni pepitas.

Pelamos la zanahoria, la picamos en trozos pequeños y la incorporamos también, junto con el perejil picado, una pizca de pimienta Cayena, y sal al gusto, para que se sofría todo junto durante por lo menos 30 minutos a fuego lento.

Después del tiempo indicado, pasamos el sofrito por el chino para eliminar cualquier piel o pepita, y lo reservamos.

Por otro lado, hacemos las chuletas de ternera a la parrilla o en la plancha, hasta que estén doradas, y las sazonamos con sal y pimienta negra.

Lo ideal es empezar con una temperatura alta para que selle la carne exterior y no se puedan escapar los jugos, y luego dejarla durante unos 4 minutos por cada lado a un fuego más reducido.

El tiempo de cocción dependerá del grosor de las chuletas y del grado de cocción que queramos darle. También hay que tener en cuenta que luego le quedan unos minutos de hacerse en el horno, así que es preferible no pasarnos con la cocción para que no se quede la carne seca.

Una vez que tengamos las chuletas hechas, precalentamos el horno a temperatura máxima con calor por arriba y por abajo.

Vertemos la salsa de tomate en una fuente apta para el horno lo suficientemente grande para que quepan todas las chuletas. Colocamos las chuletas encima, y en cada una de ellas una loncha de jamón de parma y una loncha de queso.

Espolvoreamos encima el queso rallado y un poco de mantequilla, y terminamos el plato introduciéndolo en el horno hasta que el queso y la mantequilla se derritan. Es un plato que se debe servir caliente, al momento de sacarlo del horno.

Notas

Hay que tener precaución de no pasarnos con la pimienta de Cayena, ya que pica mucho y podemos arruinar el plato.

Este segundo plato lo podemos acompañar de una ensalada caprese o del acompañamiento que nos propone LaCocinadeMasito.com.