Salmotetes al estragón

El salmonete se llama así debido a su parecido con el salmón. Su piel es llamativa, brillantemente y coloreada. Su carne es firme y de color rosada, tiene un delicado sabor que combina a la perfección con ingredientes de sabor más fuerte, como el estragón.

Esta hierba aromática tiene un intenso sabor mezcla de anís dulce y vainilla suave. Es una hierba clave en la cocina francesa, y va muy bien con los huevos, el queso, pescados suaves y aves de corral.

Salmotetes al estragón

La salsa de muselina es un derivado lujoso de la salsa holandesa, que casa perfectamente con este pescado. La nata se incorpora al final para crear una salsa extremadamente ligera, esponjosa y elegante.

Todo se junta para crear un plato de diez.

Ingredientes que vamos a necesitar:

Para la salsa muselina:

Herramientas:

Indicaciones:

Encendemos el horno previamente a una temperatura de 210ºC con el modo turbo.

Partimos un trozo grande de papel de aluminio en el que se puedan envolver los 8 salmonetes. También podemos poner la mitad en dos papeles, con la mitad de los ingredientes.

Con los salmonetes ya limpios, los sazonamos con sal y los colocamos sobre el papel de aluminio. Repartimos la mantequilla en trozos pequeños por toda la superficie, y espolvoreamos el estragón por encima, unas gotas de jugo de limón y pimienta negra.

Envolvemos los salmonetes en el papel y los introducimos en la bandeja del horno durante 20 minutos.

Mientras se van haciendo los pescados, preparamos la salsa muselina.

Para ello ponemos las yemas de huevo junto con la maicena, el agua, un poco de sal y pimienta en un recipiente apto para el microondas, y lo batimos bien. Seguidamente añadimos un poco de mantequilla derretida y volvemos removerlo.

Introducimos este recipiente en un baño María con el agua muy caliente, y lo metemos todo en el microondas durante 12 minutos a media potencia.

Durante la cocción, vamos añadiendo poco a poco el resto de la mantequilla derretida y el zumo de medio limón, hasta que al final haya espesado.

Ya fuera del microondas, vertemos la nata líquida ligeramente batida, hasta formar una salsa semilíquida. Rectificamos de sal y pimienta lo reservamos.

Una vez pasado el tiempo de cocción, los sacamos y abrimos con cuidado, para que los jugos no se caigan y nos quemen.

Servimos los salmonetes acompañados de la salsa de muselina.

Si no hay disponibles salmonetes, puedes utilizar también estos otros pescados de aquí.