Lo mejor de la cocina italiana

Tosta de cebolla con patatas y bacalao

Esta es una tosta que se puede encontrar en las calles de Italia, pues se trata de la dieta mediterránea en todo su esplendor.

Coge suficiente pan crujiente para mojar, porque acabarás chupándote los dedos de lo bueno que está.

Tosta de cebolla con patatas y bacalao

Estas cantidades son para 4 personas.

Ingredientes:

Para las dos salsas:

¿Cómo hacer esta receta?

En primer lugar vamos a preparar la tosta. Para ello, pelamos y picamos las cebollas finamente. Preparamos una sartén con un chorrito de aceite a fuego medio, y pochamos la cebolla lentamente para que se ablande ligeramente.

Por otra parte, pelamos y cortamos las patatas en rodajas finas, y lavamos y hacemos lo mismo con el tomate, eliminando las semillas que nos encontremos. Reservamos las hortalizas para montar la tosta.

Precalentamos el horno a 200º C y colocamos una rejilla en el centro inferior del horno.

Lavamos el bacalao fresco y lo secamos con un papel de cocina. Eliminamos cualquier espina que veamos y lo ponemos a calentar en una sartén con un poco de aceite. Lo dejamos a fuego medio hasta que la carne se vuelva opaca. Es preferible que se quede medio crudo, que se pase, pues en el horno se terminará de hacer.

Desmenuzamos la carne del bacalao y lo sazonamos ligeramente. Si ha quedado alguna espina, la eliminamos para no encontrárnosla luego.

En el fondo de una fuente o bandeja apta para horno, añadimos un chorrito pequeño de aceite. Colocamos las patatas encima, distribuidas por toda la base, y las sazonamos generosamente con sal y pimienta negra molida.

Extendemos encima la cebolla pochada y el tomate en rodajas, dejando un hueco en el medio para poner el bacalao. Volvemos a sazonar los ingredientes.

En el centro, colocaremos con cuidado el bacalao desmigado. Introducimos la fuente en el horno previamente calentado durante 15 minutos.

Mientras se cocina en el horno, podemos hacer las 2 salsas, una será verde y otra roja.

Ponemos dos cazuelas al fuego con un chorrito de aceite. Pelamos y picamos las cebolla y echamos una a cada cazuela. En una añadimos los pimientos del piquillo y en otra los verdes, picados.

Sofreímos los vegetales hasta que estén pochados y le añadimos los ajos a cada cazuela. Dividimos la nata en cada cazuela y lo sazonamos con sal y pimienta negra.

Trituramos todos los ingredientes con la túrmix hasta tener dos salsas finas. Ponemos en el fondo de un plato las dos salsa, pero no juntas, bien diferenciadas, y colocamos la tosta encima, como la hemos sacado del horno.

Lo espolvoreamos con perejil picado y lo servimos.